Diniro®
Herbicida

Diniro®

Herbicida de post-emergencia que gracias a sus tres materias activas proporciona un amplio espectro de control sobre malas hierbas gramíneas y de hoja ancha en el cultivo del maíz.

Nicosulfurón es absorbido por vía foliar y radicular con una rápida traslocación por el xilema y floema hacia los tejidos meristemáticos. Dicamba ejerce acción foliar sin actividad residual y controla un amplio espectro de malas hierbas de hoja ancha, incluyendo algunas especies perennes tales como Convolvulus arvensis. Prosulfurón actúa por vía foliar y radicular, proporcionando actividad residual.

Debe aplicarse mediante pulverización foliar en post-emergencia del maíz (desde la 2ª hasta la 8ª hoja desplegada) y con las malas hierbas en estados iniciales de desarrollo (2-4 hojas).

Características

Nº de Registro: ES-00315
Presentación: 2,4 kg de Diniro® + 2 x 5 litros de Adigor®
Composición: Prosulfurón 4%+ Dicamba 40% + Nicosulfurón 10% p/p
Formulación: Granulado dispersable en agua (WG)
Clasificación: --
Uds./Embalaje: --

Usos autorizados

Cultivo Problema Dosis PS días
Maíz Malas hierbas gramíneas y de hoja ancha 0,4-0,5 kg/ha NP

Recomendaciones de uso

Aplicar Diniro® siempre en mezcla con el adyuvante Adigor® a la dosis de de 0,5% en volumen sobre el caldo empleado (0,5 litros de Adigor® por cada 100 litros de agua).
Adecuar la dosis de uso de Diniro (0,4-0,5 kg/ha) al tipo de suelo y al nivel de infestación de malas hierbas. Utilizar la dosis más baja en suelos en terrenos sueltos o arenosos o con baja presión de malas hierbas, mientras que la dosis alta debe aplicarse en terrenos compactos o que tengan un alto nivel de infestación de malas hierbas.

Diniro® debe aplicarse mediante pulverización foliar, con un equipo bien calibrado, y con un volumen de caldo de 200-400 litros/hectárea. Para reducir el riesgo de deriva, evitar presiones excesivas durante la aplicación (no superar las 2 atmósferas de presión) y / o utilizar boquillas de baja deriva. No aplicar en días de viento.

No emplear sobre el cultivo cuando se vea sometido a situaciones de estrés abiótico (helada, sequía) o biótico (ataque de plagas). No aplicar con insecticidas organofosforados.

En caso de fallo de cultivo es posible volver a sembrar maíz, tras un arado y un período de espera de 4 semanas.
Rotaciones: maíz, sorgo, trigo, cebada, avena, centeno y triticale pueden cultivarse en rotación normal con el maíz. En general, todos los cultivos de hoja ancha son sensibles en rotación. Especialmente sensibles son soja, colza, girasol, judías, algodón, remolacha, alfalfa y la mayoría de hortalizas. En caso de duda contactar con el Servicio Técnico de FMC.

Medio Ambiente

Para proteger los organismos acuáticos, respétese sin tratar una banda de seguridad de 20 m con cubierta vegetal hasta las masas de agua superficial. Para proteger las plantas no objetivo, respétese sin tratar una banda de seguridad de 15 m hasta la zona no cultivada. Para proteger las plantas no objetivo, no aplicar sobre superficies impermeables como el asfalto, el cemento, los adoquines (las vías del ferrocarril) ni en otras situaciones con elevado riesgo de escorrentía.